Se trata de una enfermedad transmitida en su mayoría a los felinos mediante la picadura de las pulgas la cual los infecta con una bacteria llamada Mycoplasma haemofelis, también se transmite por mordeduras de otros gatos y a través de la madre infectada.

 

Los síntomas pueden ser  problemas para respirar, decaimiento, dejan de comer, fiebre; un tercio de los gatos no tratados mueren por anemia grave, los que sobreviven transmiten esta bacteria de por vida si no son tratados. Es una enfermedad curable y que puede ser diagnosticada por medio de un examen en sangre, si sospechas que tu gato pueda estar infectado acércate a nuestras instalaciones y con todo gusto te atenderemos.

La Anemia Infecciosa Felina es conocida también Hemobartonella felis, de la familia Mycoplasmataceae, la cual tiene presencia a nivel mundial, con mayor frecuencia en lugares tropicales. Esta bacteria se adhiere a las células sanguíneas y se reproduce lo cual genera la destrucción de las mismas.

No existe una especificidad de razas, pero se ha reportado con mayor frecuencia en machos de 1 a 3 años, con mayor incidencia en época caliente, el estrés puede favorecer a su desarrollo. 

Síntomas:

  • Fiebre repentina de 39 a 41 ºC
  • Mucosa pálida
  • Deshidratación
  • Aumento de ganglios linfáticos y bazo
  • Dificultad respiratoria

Transmisión:

  • Mordeduras
  • Contacto directo con sangre de un gato infectado
  • Al momento del parto y durante la lactancia
  • Presencia de enfermedades virales que pueden deprimir el sistema inmune de los felinos. 

Diagnóstico:

  • Prueba de Elisa 
  • Frotis de sangre 

Prevención:

  • Controlar las pulgas con la aplicación de pipetas mensuales.
  • Mantener una buena higiene de la cama y toda las áreas donde permanece el gato.